Mi?rcoles, 26 de marzo de 2008

"Como Secretario personal del General Eisenhower, y después de un plazo prudencial durante el que esta información se ha considerado como Alto Secreto, me dispongo a relatar los sucesos que acontecieron durante el verano de 1944, lo que mi jefe llamó la Cruzada en Europa.
Después de varios años de lucha, las Fuerzas de la Libertad, tras la, reconozcámoslo, no demasiado exitosa campaña italiana, íbamos por fin a plantar un pie en Europa, y en esta ocasión no teníamos la más mínima intención de irnos. Ésta lucha era a muerte, al final sólo podía quedar uno, o triunfaba el Bien, la Libertad y la Democracia o Europa sería presa del caos y la tiranía por muchos años..."

De esta manera tan sugerente empieza el prólogo de la partida que Xavi está jugando al Longest Day a través de Vassal. Para poder seguir los avatares de la misma han montado una página web muy a tono con el evento (y muy chula, todo hay que decirlo) que podéis consultar aquí: Kriegspiel.

El Longest Day es un megajuego sobre el Desembarco de Normandía y la campaña posterior. Para que os hagáis una idea de las dimensiones ahí va una foto del tablero justo después del lanzamiento de los paracaidistas aliados:

(para ampliarlo clica en la foto)

La verdad es que, curiosamente, el grupo que hemos organizado en Tarragona se ha formado en su mayoría gracias a Internet. Aunque éramos casi vecinos, no hubiéramos coincidido y, por tanto, no nos hubiéramos conocido si no llega a ser por Ebay, la BSK o el Catalan Wargame Resources. Pero, además, la red nos da la oportunidad de jugar más allá de nuestras quedadas gracias a programas como el Cyberboard o el Vassal... solo nos faltaba eso. Lo mejor que tiene esta manera de jugar es que puedes plantearte montar partidas a aquellos monstruos que por falta de espacio o por falta de tiempo nunca puedes desplegar. Jugar por correo te permite no ocupar media casa con el tablero y las plantillas adicionales, y plantarte cuándo quieras y cómo quieras delante de la pantalla a pensarte el turno. Además puedes encontrar contrincantes en recónditos lugares del planeta. A pesar de todo, nunca tendrá el regustillo de ver la cara del contrario en el momento de fallar una tirada de dado crucial, o hacer presión psicológica con tus comentarios mordaces (y cabroncetes). Nada es perfecto...


Comentarios