S?bado, 10 de mayo de 2008

Hay cosas que ya sabes como van a acabar desde el principio y la partida de East Front que teníamos entre manos es una de ellas. A pesar de todo, hay que luchar hasta el final y eso hicimos ayer (o por lo menos lo intentamos, porque la situación era bastante dura para el alemán, snif, snif). Así que antes de colgar la anunciada crónica del Siege of Jerusalem, vamos a ver los dos puntos de vista de la aplastante derrota alemana de ayer por la tarde:


Situación final del frente norte. A la derecha la brecha rusa que apuntilló la situación.

Crónica del GeneralFeldMarschall Jan von Gonzalen und Klinkerhoffen:

"Yo, GeneralFeldMarschall Jan von Gonzalen und Klinkerhoffen, desde mi "retiro" en Siberia, me hago único responsable de la derrota final de los ejércitos alemanes en el frente soviético.

Después de analizar con cuidado el despliegue de julio de 1942 pude comprobar que las cosas iban a ser muy duras. Las tropas estaban agotadas en casi la totalidad del frente, los HQ en situación muy precaria y con una acumulación de bajas muy superior a la que me esperaba.

Decidí que el norte no parecía capaz de continuar su ofensiva contra Leningrado y los pantanos y bosques que lo rodean, por lo que me concentré en las llanuras del centro-sur, donde algunos cuerpos panzer todavía podían intentar abrirse paso entre las líneas rusas. El problema estribaba en que, bajo mi opinión, lo que quedaba del ejército alemán ya no podía mantener una ofensiva con entidad durante mucho tiempo. Se necesitaba, por un lado, atacar para que el ejército ruso no se reorganizara y, por el otro recuperar los HQ y las bajas, pero las dos cosas a la vez eran imposibles.

En julio de 1942 se lanza la poca carne que queda al asador, En el punto más sur se intentar rebasar a los rusos por Melitopol, adyacente al mar de Azov, y capturar a la vez Dnepropetrovsk. En el centro empujar a en línea recta desde Kiev hacia el este contra el afluente del Dnepr.

Los éxitos iniciales llenan de falso optimismo a los mandos alemanes. Se consiguen infligir bajas importantes al enemigo a cambio de muy pocas por nuestra parte. Pero en ese momento el ejército ruso contraataca con fuerza en el centro inutilizando completamente nuestro éxito. Cualquier avance quedaría expuesto a ser aislado por una fuerza bastante mayor que la que pudiéramos empeñar.

En ese momento un espíritu derrotista sobrevuela los ánimos del estado mayor alemán. Empieza a dominar la opinión de que es imposible continuar hacia el este y que nuestra posición está amenazada. A pesar de todo, aún se intenta reorganizar la línea de tal manera que se pueda destruir a las tropas soviéticas participantes en el contraataque y se intente seguir avanzando por el sur. Pero, siguiendo la tónica de la partida, las activaciones son tímidas debido al estado de nuestros HQ y a la política de utilizar los puntos de producción en recuperar las máximas bajas.

Además, para colmo de males, la fortuna sonríe descaradamente al bando soviético. Los intentos de capturar Dnepropetrovsk en el sur para obligar al ejército ruso a olvidarse del centro fracasan estrepitosamente ante la defensa a muerte de los paracaidistas soviéticos. Las bajas alemanas aumentan escandalosamente tanto en el centro como en el sur, por lo que ni se recuperan los HQ ni se aumenta la capacidad defensiva para el próximo invierno. Por tanto se decide acabar la sangría y empezar a prepararnos para lo inevitable: la próxima ofensiva rusa de invierno.

Se intenta reconstruir la línea en el Dnepr, pero en el centro es necesario dejar posiciones defensivas en su lado este debido al meandro de Kiev que nos obligaría a utilizar unas fuerzas que no tenemos. Gracias a nuestra política conseguimos recuperar el HQ centro hasta su punto máximo (3 puntos de mando) y organizar casi todos los ejércitos panzer del centro a fuerza 3. En el sur no se toma la decisión a tiempo y todavía se defienden las posiciones iniciales. El mando es consciente de que todo eso es un espejismo, en el frente ruso las tropas se van acumulando en el centro de manera evidente. A pesar de eso, aún se compran varios ejércitos de infantería para que sirvan de reserva en el futuro... un futuro que todo el mundo sabe en su fuero interno que es muy, muy negro.

La llegada del invierno trae consigo la esperada ofensiva rusa. Lógicamente se lanza en el centro contra nuestras posiciones más débiles y consigue, aliado con la fortuna, abrir una brecha en el sudeste de Kiev y amenaza todo nuestro frente.


Cuatro potentes unidades rusas se colocan al sudeste de Kiev

Esperando que el ambiente derrotista que traspiramos haya reducido la minuciosidad del mariscal Piñolov, el mando alemán decide lanzar un órdago con todo para no tan solo frenar el ataque, sino aislarlo y destruirlo. Atacamos con 3 ejércitos panzer el norte de la retaguardia rusa, aunque en el sur solo podemos hacerlo con el 3er ejército rumano. El frente se estira lo máximo posible para no verse rodeado.


Contraataque alemán a la desesperada

El ataque no tan solo no consigue sus objetivos, sino que es destrozado ante la efectividad del fuego ruso. La totalidad de la fuerza atacante es arrollada y se pierden unas tropas demasiado valiosas. La derrota está cada vez más cerca. Y así es, las ofensivas rusas no se hacen esperar y se ataca desde Crimea y en el centro. Las fuerzas rusas consiguen romper la línea en Gomel y la brecha se hace insostenible. Fuerzas de blindados soviéticos llegan hasta nuestras reservas de infantería sembrando el pánico. El ataque es tan brutal y con un fuego tan eficaz que el propio HQ del Cuerpo de Ejércitos Centro cae en combate. Las fuerzas rusas llegan a las puertas de Minsk... es el fin...."


Situación final del sur tras la Operación Ninochka y el colapso del centro

Crónica del Mariscal Sergei Petrovich Piñolov:

"Moscú, Enero de 1943

Después del desastroso inicio de la ofensiva alemana de verano de 1942, la sustitución de los GeneralFeldMarschall von Kairolen i von Moisteren por el GeneralFeldMarschall Jan von Gonzalen und Klinkerhoffen no ha permitido mejorar las cosas.

El recien llegado mando alemán ser sorprende de que la Wehrmacht ya no es lo que era y no es del todo consciente de la verdadera situación en el frente. A diferencia de sus antecesores, centra totalmente su atención en el centro-sur, parece ser que la situación en el norte le parece demasiado deprimente como para plantearse ningún tipo de operación. Un par de grandes ataques en el extremo sur del frente y en el centro consiguen resultados aceptables, permitiendo a los invasores a avanzar en dirección este.

El STAVKA reacciona inmediatamente, ordenando que se restablezca la situación en el sur y ordenando una pequeña contraofensiva en el centro, justo al norte del principal avance alemán, al este de Kiev. La maniobra tiene éxito y la ofensiva alemana ha de paralizarse y diluirse para poder cubrir la ruptura provocada por los heroicos soldados soviéticos.

En ese momento -entre agosto y septiembre de 1942- el alto mando alemán comete el último de una serie de errores que lo conducirán a la ruina: Durante ese importante periodo, agotado y confuso el alto mando alemán por la extraña reacción soviética de contratacar ante la ofensiva alemana, paraliza las operaciones durante más de un mes, el verano se acaba y las posiciones no han variado sensiblemente desde el inicio. Mientras, la STAVKA va concentrando fuerzas, poco a poco, pero sin pausa, el Mariscal Sergei Petrovich Piñolov sabe que por delante hay meses de barro e inundaciones y después... la nieve, el triunfo, la ¡¡¡Victoria!!!

La Wehrmacht retrocede de todos los puntos donde había establecido contacto con el Ejército del Pueblo, permitiendo a éste último reforzarse aún más al poder recibir nuevas fuerzas las tropas que hasta ese momento estaban empeñadas en combate. La aislada Crimea empieza a recibir refuerzos para la Operación Ninochka, un HQ soviético se desplaza hasta Sevastopol para dirigir la operación. Pasa el otoño y empiezan las nieves. El alto mando alemán está cada vez más deprimido.

Se inicia la Operación Ninochka, las tropas en Crimea avanzan hacia el norte mientras que las tropas del extremo meridional del frente avanzan a su encuentro. Mientras, frente a Kiev, en el centro-sur, la STAVKA sigue concentrando tropas.


Posiciones iniciales de la segunda ofensiva rusa

La Operación Ninochka es un éxito y se levanta el asedio a Crimea. Es el momento de que la cosa se ponga seria. A finales de diciembre los soviéticos inician una ofensiva preparatoria en dirección Kiev. Rompen el frente. La reacción alemana es inmediata a la vez que audaz, se reestructura todo el frente centro-sur y lanzan un fuerte contrataque contra el flanco norte del avance soviético, contra el flanco sur todo lo que pueden lanzar es un ejército rumano, la operación fracasa, los soviéticos primero resisten a los atacantes y a continuación los aniquilan, la situación se le complica al alemán a cada minuto que pasa.


Situación final del frente central

En enero el alemán se retira a nuevas posiciones defensivas, espera una gran ofensiva soviética en dirección Kiev. El STAVKA ordena que todo aquel que no sea imprescindible para la defensa de los demás frentes se concentre en la zona de Kharkov para la gran ofensiva que ha de poner fin al sueño hitleriano de conquistar la Sagrada Madre Patria.

En febrero el STAVKA lanza la ofensiva principal, en lugar de presionar hacia el oeste, las unidades soviéticas, brillantemente dirigidas por el Mariscal Piñolov avanzan decididamente hacia el noroeste, en dirección Minsk. El Cuartel General del Frente Occidental se activa en modo blitz: el desastre para los alemanes es total y definitivo, Alemania se rinde incondicionalmente a las gloriosas tropas soviéticas."


Comentarios
Publicado por borat
Lunes, 12 de mayo de 2008 | 12:44
??Estupendo blog y estupenda cr?nica del Eastfront II!!Flash

Yo lo he probado por primera vez este fin de semana y me he quedado fascinado. Me temo que el Westfront II y el Eurofront II caen tambi?n seguro.Sonrisa Gigante

Por cierto, me encantar?a a?adir vuestro blog mi lector de feeds pero no s? c?mo hacerlo. ?Pod?is darme alguna pista al respecto?

Gracias y un saludo.Gui?o
Publicado por El_Gran_Odball
Lunes, 12 de mayo de 2008 | 13:17
Gracias por tu comentario.

La verdad es que no s? qu? es un lector de feeds, as? que no puedo ayudarte. No s? si hay alguna manera de hacer que la gente reciba un correo cuando se cuelga un art?culo nuevo. Lo investigar?.
Publicado por borat
Lunes, 12 de mayo de 2008 | 13:28
Pues aqu? os dejo mi direcci?n de e-mail por si consegu?s averiguar algo sobre el feed de vuestro blog o apuntarme a alg?n tipo de lista de correo: modorroman(arroba)hotmail.com

Muchas gracias y enhorabuena una vez m?s.
Publicado por Invitado
Lunes, 12 de mayo de 2008 | 17:15
Hola , magnifico reportaje, gran general el camarada Pi?olov.Victoria merecida.
un saludo desde la sala de mapas del bunquer.
Publicado por Invitado
Martes, 03 de junio de 2008 | 9:14
Borat,

En el lado derecho tienes los botones de sindicaci?n por rss.

De todas formas yo utilizo el Google Reader y la sindicaci?n me la hizo autom?ticamente.

Un saludo,

Pi?olov - von Pi?olen - Daelius