Mi?rcoles, 14 de mayo de 2008


Ya hace días que os prometo una crónica sobre la partida de Siege of Jerusalem que estamos haciendo, pero creo que antes de nada es necesario explicar un poco de qué va el juego y cómo funciona. Sobretodo porque luego hablaré de cosas que si no se conoce el juego os sonarán a chino.

Siege of Jerusalem es un juego de Avalon Hill publicado en 1989. Representa el asalto romano que destruyó completamente la ciudad el 70 D.C. La provincia de Judea se había revelado el 66 D.C., expulsando a la guarnición romana y humillando al mejor ejército de la época en su intento de recuperar Jerusalen con una única legión. Roma necesitava un ejemplo para el resto de Imperio y para dejar clara su fuerza a sus posibles enemigos (en Asia a los Partos ser les empezaban a pasar ideas fríbolas por la cabeza). El emperador Vespasiano, después de derrocar a Nerón, envía a su propio hijo Tito a acabar con los rebeldes y poner orden. El asalto fue sistemático y sin compasión. Dos años después los últimos defensores se suicidarían en Massada antes de caer en manos de los romanos. Podéis leer más detalles aquí.

El tablero del juego representa todos los barrios de Jerusalen, con sus murallas exteriores e interiores. En el muro además podemos encontrar puntos fuertes como bastiones (en azul), fuertes (en naranja) y fortalezas (en rojo). Los detalles son magníficos y, como podemos ver en la foto, se diferencian edificios como el hipódromo. En el ángulo superior derecho vemos un trozo del Templo de David (lo que acabará siendo el muro de las lamentaciones).


Ejemplo del tablero. A la derecha el Barrio de David y en su parte superior el templo

El ejército imperial está compuesto por 4 legiones (la V Macedónica, la X Fretensis, la XII Fulminata y la XV Apollinaris) con todo el material necesario para el ataque. La infantería está formada por 10 cohortes por legión, cada una de las cuales tiene una unidad de veteranos, otra de infantería de línea y, finalmente, una de reclutas. Como podéis ver en el cuadro se diferencian por la fuerza de combate (7, 6 y 5). Las tres apiladas juntas tienen una bonificación al combate cuerpo a cuerpo muy beneficiosa para el romano.

El resto de infantería la conforman los auxiliares resumidos en Velitae (9 por legión), Foederati (6) y arqueros sirios (3). Todos tienen ataque de proyectiles (los numeros de la esquina superior derecha), pero los Velitae son muy importantes porque además pueden empujar las máquinas de asedio (torres y arietes) y formar parte de una tortuga (junto con dos unidades de infantería pesada).

El ejército judío es más sencillo, pero no por ello menos potente. En lugar de 4 legiones, los defensores tienen 4 facciones que se diferencian por los colores de la franja superior. Pueden luchar juntas, pero reciben penalizaciones por hacerlo (a las legiones romanas les pasa lo mismo). Las peores unidades son los milicianos, que tienen muy poca fuerza de combate y, para colmo de males, añaden bonificaciones al fuego de proyectiles romano (vamos, que se suben a la muralla y reciben de lo lindo). A pesar de todo, tienen un ataque de proyectiles contra objetivos adyacentes y en posición inferior (tiran piedras, los muebles de la suegra y todo lo que pillan). Los regulares judíos son el eje de su ejército. Tienen una fuerza de combate relativamente potable (bueno, son como los novatos romanos), pero son arqueros de primera. Las bajas romanas suelen ser resultado de ponerse a rango primario de estos individuos. Los Zelotes (o Bojos, como dice el Toni) son lo mejorcito en cuerpo a cuerpo, pero hay pocos y solo tiran piedras u otros objetos. Apilados con un regular son una buena combinación para defender un bastión contra las torres de asalto.

En cuestión de artillería ambos bandos disponen de catapultas, onagros y ballistas, aunque el romano en mayor cantidad y mejor calidad (la artillería judía tiene penalizaciones por atacar a rango máximo). Como podéis ver, las ballistas son la mejor pieza de artillería (un rango muy largo y mucha potencia de tiro), seguidas por los onagros y las catapultas (tirando a cutrillas, pero hay muchas). El romano dispone de 1 ballista, 1 onagro y 4 catapultas por legión. El jugador judío cuenta con unos cuantos calderos que permiten atacar desde posiciones elevadas a objetivos situados a nivel del suelo. Además tienen un bonificador de +1 a la tirada. Sumados a las piedras de los zelotes y la milicia (y a los arqueros, claro) pueden ir liquidando a las tripulaciones de lor arietes o las torres (sí, claro, pero ¿qué pasa con los que van arriba?).

Además, el jugador romano dispone de 3 torres de asalto y un ariete por legión, así como de 6 fichas de caballería que en campo abierto son bastante peligrosas. Por último, cada facción y legión tienen su propio comandante, necesario para trazar la línea de mando, el bando romano tiene a Tito como comandante en jefe y los judíos a Eliazar Ben Yair.

El ataque a Jerusalen se desarrolla durante 5 fases de asalto repartidas entre 25 semanas. Por lo tanto, el romano dispone de un número a escoger de semanas entre asalto y asalto para poder recibir refuerzos, construir una rampa o minar las murallas, pero no puede dormirse. Al principio de cada asalto necesita tener en sus manos una cantidad estipulada de la ciudad (por ejemplo, al principio de la 3ª fase de asalto necesita controlar el 20% de la ciudad) o el ataque será un fracaso. Si Vespasiano falla en su golpe de efecto todo puede acabar con un golpe contra el emperador o con una invasión por parte de los Parthos.

Ya véis que el nivell de detalle da para mucho... la lucha por Jerusalen va a empezar.


Comentarios
Publicado por borat
Jueves, 15 de mayo de 2008 | 15:40
?Qu? ganas tengo de leer el AAR de vuestra partida a este juego m?tico! Flash

A ver si pod?is comentar algo m?s sobre su complejidad y la fluidez de las partidas, porque yo lo tengo sin estrenar desde tiempos inmemoriales y me gustar?a meterle mano un d?a de ?stos.Gui?o
Publicado por The General
Viernes, 16 de mayo de 2008 | 19:37
Parece un juego bastante interesante. Tiene jugabilidad en solitario?
Publicado por El_Gran_Odball
S?bado, 17 de mayo de 2008 | 21:18
Hola The General,

Yo dir?a que en solitario pierde toda la gracia porque en todo momento sabr?s qu? pretendes hacer con el otro bando. Sobretodo con el juego de campa?a. El escenario del ataque de Gallus s? que se podr?a jugar en solitario porque solo es una legi?n contra la Ciudad Nueva, adem?s sirve para aprender casi todas las reglas.