Jueves, 24 de julio de 2008
Publicado por El_Gran_Odball @ 21:19  | Otros eventos
Comentarios (0)  | Enviar

¿Qué se puede explicar de una partida que nos tuvo literalmente atornillados a las sillas durante más de 8 horas seguidas? La verdad es que bien poco de todo lo que realmente pasó, pero voy a intentarlo.

La Révolution française de Azure Wish Enterprise es un juego que simula la lucha por el poder que se desarrolló en Francia entre 1791 (inicio de la asamblea Legislativa) y 1795 (hasta la llegada del Directorio o Thermidor). Cada jugador representa una de las facciones enfrentadas, las cuales deben intentar conseguir sus objetivos políticos por encima del resto para acabar controlando el gobierno del país. Todas las acciones se resuelven mediante tirada de dado, previo pago de los asignados requeridos, y permiten, por ejemplo, controlar  políticamente provincias, hacer que determinados personajes cambien de bando, organizar/eliminar revueltas o levantar/calmar la Comuna de París.

El reparto de facciones en nuestra partida quedó de la siguiente manera, ordenados desde la extrema derecha hasta la extrema izquierda:

-Royaliste: Jordi C.
-Feuillant: Jan
-Marais: Albert
-Gironde: David
-Montagne: Miguel
-Sans-culotte: Carles


Empezando desde el hueco vacío hacia la izquierda: Marais, Gironde, Montagne, Sans-culotte
y Royaliste. Falto yo como Feuillant (y fotógrafo, claro).

La partida empieza con Francia bajo el régimen de la Legislativa, en la cual tan solo están representadas en el parlamento las facciones de los Feuillant, Marais y Gironde. Entre estas se esconden partidarios del resto de grupos, esperando su oportunidad e intentando desestabilizar el Estado. El poder se encuentra inicialmente en manos de los Feuillant, los cuales controlan las arcas del gobierno y sus acciones. La intención de los Feuillant es que el régimen de la Legislativa no acabe convirtiéndose en cualquier engendro de izquierdas y, a la vez, que los royalistes no consigan instaurar la Monarquía Absoluta (ayudado por el clero, los émigrés y los ejércitos extranjeros).

Ante las evidentes maniobras de acercamiento entre la Gironde y las ranas de pantano de los Montagne y Sans-culottes, el gobierno decide emprender una campaña de represión contra los personajes de estas dos facciones que pueden intentar ser detenidos por acciones subversivas (viene determinado por el juego). El gasto en asignados es impresionante y la efectividad de las fuerzas del orden bastante pobre. Tan solo Marat y Hebert pasan algunas temporadas en los calabozos del la Conciergerie.

En los primeros turnos, el Feuillant recibe un ataque directo por parte de sus enemigos (sobretodo de la Gironde) que le hace perder el control de la mayoría de sus provincias y reduciendo sus arcas a la mitad. A pesar de ello, la alianza no escrita con Marais y Royalistes me permitió mantenerme en el poder mucho más allá de lo que me esperaba.


Despliegue inicial del control político. Blanco: Royaliste; Naranja: Feuillant; Lila: Gironde
Verde: Marais; Rojo fuerte: Sans-culotte. No se ve a la Montagne en L'Ille.
El rojo más claro es una revuelta. En Marsella se ve un ejército regular.

Viendo que los intentos de cambiar de régimen son dispersos y poco efectivos (las rebeliones son aplastadas por las tropas gubernamentales) decido mantenerme en el poder por encima de todo. Así que a la primera que la Comuna de París se levanta me empleo a fondo para acabar con ella. Tres ejércitos republicanos regulares entran en París aplastan la rebelión popular y fusilan a todos los responsables. Tiene que quedar bien claro que no vamos a permitir ningún paso más allá de la Legislativa. A pesar de todo, el gobierno no puede con todo.


Tres ejércitos republicanos han entrado en París y aplastado a la Comuna.
El marcador de control es de la Montagne.

Durante todo este tiempo, el Estado se dedica a promulgar leyes civiles como la del Divorcio o la abolición de la esclavitud, pero pocas leyes efectivas en contra de la inflación galopante que sufre el país. En pocos turnos, los costes de cualquier acción o mantenimiento se triplican y cada vez es más difícil conseguir éxitos sobre el tablero. El objetivo las leyes cívicas es subir la popularidad de la facción que las propone, de ahí que sean las más recurrentes. A pesar de todo, en un momento determinado el Marais y la Gironde se aliaron para conseguir imponer medidas económicas para controlar los precios. Pero el gasto desmedido hace que en un par de turnos los costes se pongan otra vez por los cielos.


Ejemplo de los Asignados gastados durante un turno.
Cada 1000 sube un punto la tabla de inflación.

Más o menos, en el cuarto turno la Gironde decide que aquello no puede continuar. Los votos del Marais me siguen manteniendo en el poder y los esfuerzos revolucionarios no han llevado todavía ni a la Covención ni, mucho menos, al Terror. Por tanto intenta que sea Francia la que declarare la guerra a Austria y Prusia, y llevar al estado hacia una situación insostenible. Pero la ley no pasa la votación y falla estrepitosamente gracias a la oposición directa de Marais, Feuillant, Montagne y Sans-culottes. Estos últimos esperan que la guerra empiece por sí sola, sin necesidad de ayudar a la Gironde en sus planes revolucionarios. De esta manera, la Gironde se sintió traicionada por sus aliados de izquierdas y cambió radicalmente de política, lo que me permitió respirar unos turnos más.


Detalle de la zona de Marseille. Personajes repartidos por las provincias para realizar sus acciones.
Un ejército republicano en Marseille previene las posibles revueltas.

Pero la guerra empieza igualmente por culpa de la presión de Maria Antonieta y Luis XVI a sus familiares en el extranjero. Tres ejércitos bien armados entran en Francia por L'Ille, Metz y Strasburg. ¡¡La Nación está amenazada!! Pero por poco tiempo. En primera instancia, y para evitar que las tropas enemigas se sitúen adyacentes a París y se plantee la posibilidad de cambiar de régimen (la Comuna se ha levantado como el rayo ante la amenaza extranjera), los ejércitos revolucionarios derrotan a los austriacos en Metz, sin grandes problemas. Las tropas de Strasburg se derrotan a sí mismas en un enfrentamiento uno contra uno. Finalmente, al turno siguiente, las fuerzas de L'Ille son aplastadas en Amiens y la guerra termina sin ningún problema.


Ejércitos de la Coalición el Metz y Strasbourg. Tres ejércitos republicanos van a acabar
con el de Metz. En París podemos ver a la Comuna levantada.

Vista la rápida solución de la primera verdadera crisis, el Marais sigue manteniéndome en el poder. Pero las cosas empiezan a torcerse. La inflación es insoportable y el mantenimiento de los ejércitos consume la mayoría de los recursos del Estado. Las provincias empiezan a rebelarse de manera más efectiva y cada vez se ingresa menos dinero en las arcas del gobierno. Además, el Marais comienza a ver que si se mantienen las condiciones actuales sus posibilidades de ganar no están garantizadas. Pese a mi debilidad monetaria, aún mantengo un buen nivel de popularidad (a pesar de que, por lo que supimos luego, conseguido gracias a una pequeña trampa en la interpretación de un evento). En definitiva, el Marais se decanta completamente hacia la instauración de un régimen en el que sus contrincantes no puedan arrebatarle la victoria.

Por tanto, en el penúltimo turno, con el gobierno en bancarrota por culpa de la imposibilidad de pagar una ley promulgada por el propio Marais, le endosa a la Gironda el fracaso del gobierno y le hace perder 5 puntos de popularidad. Por otro lado, aliado con la Montagne y el Sans-culotte, declara la guerra a Europa y permite que se acumulen 4 revueltas con lo que la marcha hacia la guerra civil es imparable. De esa manera, se acaba instaurando el Terror de manera inmediata. El poder pasa a manos de la Montagne, con un parlamento formado por esa facción, el Marais y los Sans-culottes. El resto pasamos a estar fuera del gobierno y casi fuera de la Ley.

La Primera (y única) Ley promulgada por el nuevo régimen es la ejecución de Luis XVI, el cual se convertirá en el único personaje ejecutado de toda la partida.


Luis XVI. Único personaje ejecutado durante toda la partida.

Pero todas esas medidas casi son contraproducentes porque con la llegada de los ejércitos de la Coalición,Francia es atacada por todas partes y se ve incapaz de defenderse. El royaliste está a punto de ganar gracias a las conquistas de los ejércitos extranjeros, menos mal que no puede mantener sus propios ejércitos realistas y estos se desbandan.

Finalmente, victoria Marais gracias a su innata capacidad de sobrevivir en cualquier régimen. La Revolución ha sido un fracaso. Gana la reacción representada por el ala más conservadora de la burguesía. Como la vida misma...


Comentarios